Presentación del libro «Amor e imprevistos» de Ludmila Mercerón

El Ayuntamiento de Barbastro presenta el sábado 25 de noviembre, a las 18:00 horas, en el Museo Diocesano Barbastro-Monzón, el libro Amor e imprevistos, de Ludmila Mercerón Trenard.

Este libro fue un impulso. Al ser consciente de que mi discapacidad visual era de un 81%, el miedo invadió mi alma y sentí la necesidad de valorar y disfrutar de la dicha que tenemos cuando nuestros ojos nos guían. Después de una temporada tortuosa autoanalizando y culpando a mis errores para justificar mi enfermedad, me di cuenta de que no era el camino para llevar una vida normal. La resignación afloró cuando descubrí que sufrir por una posible oscuridad era angustioso, y me dediqué, aunque con mucha dificultad, a escribir. Años atrás, la música fue mi principal aliada para denunciar la violencia y el maltrato de los que fui víctima, pero seguían mis temores. Se juntaron dolores y tristezas, y con el canto pude encontrar un aliciente. Hoy escribo sin dejar de cantar. No se si mi historia la leerán muchas personas, pero sí estoy segura de que, si llega a las manos de alguna mujer que dude de su poder, de su fuerza y talante en su trayecto vital, quizás mi experiencia pueda aportarle algo. Amor e imprevistos son episodios de mi vida donde hombres buenos, malos, con sus propias filosofías y miedos, marcaron mi vida. La voz de la conciencia defiende mi existencia y me ayuda a encontrarme y reconocerme como una mujer nueva. Mis desafíos fueron descubiertos después de haberlos vivido, y finalmente reconozco que la vida es un despertar, escuchar, aprender, reconocerte, intentar no sufrir, afrontar todos los obstáculos con valentía, no olvidar, avanzar, prever, abrazar el amor y sonreír.

Ludmila Mercerón Trenard es una artista cubana que reside en España desde 1991. Ha desarrollado su vida profesional como cantante, pianista, compositora y pedagoga. Mientras que en sus espectáculos hilvana historias con las vidas y la creación de compositoras cubanas, en 2022, a raíz del deterioro de su visión, tomó conciencia de sus limitaciones y decidió escribir esta novela, casi a contrarreloj, como si fuera imprescindible. En ella, el amor es el fin de todas las aspiraciones de la protagonista, una mujer que desea ser amada, crecer amando, educar con amor, soñar y evolucionar con la pasión vital de compartirse, entregarse y vibrar por amar a un hombre que considere bueno, que —según sus apreciaciones— sea normal, diáfano y viril. Y que descubre su evolución como mujer en un mundo machista donde los miedos y debilidades afloran y tronchan el curso de sus planes. Esa mujer desea amar sin contratiempos, con respeto y tolerancia. Finalmente, Ludmila Mercerón aspira a que el lector se identifique con otro personaje que, a lo largo de la historia, ayuda a la protagonista a reconocer sus errores y a apreciar que va alcanzando la madurez, aunque haya sido a costa de mucho sufrimiento. ¿Al final vale la pena insistir y amar? ¿Creer que puede ser posible compartir su vida? ¿El miedo desaparece? ¿El amor es un sueño? Amor e imprevistos es un deseo que se presenta elocuente y pasional.

Recibe notificaciones de nuevas publicaciones por correo.

* Campo obligatorio