Pieza destacada

Cruz procesional protogótica.

Siglo XIV.

Latón con incrustaciones de pasta vítrea

La técnica de manufactura de la cruz es la fundición.

Presenta decoración incisa, efectuada con buril, tanto por el anverso como por el reverso. En el anverso se
completa con incrustaciones de pasta vítrea (una de ellas es un añadido extemporáneo) junto a cuatro figuras
con nimbo y túnica que presentan isocefalia, un rostro inexpresivo y un aspecto hierático. En el centro
la figura de Cristo cruficado con tres clavos, con las rodillas flexionadas y la cabeza ligeramente ladeada
e inclinada hacia abajo, configurandole cierto movimiento. El paño de pureza se dibuja con pligues
rígidos y geométricos. En el reverso, presenta una decoración a base de motivos ornamentales orgánicos
y vegetales (tallos y hojas), bastante simétricos y tupidos. En el centro se representa un sol o estrella con
un zigzagueado horizontal en el fondo.

Esta pieza ha sido restaurada en el taller del Museo. La intervención se ha centrado en la limpieza y en la
retirada de una soldadura de plomo que toscamente unía las piernas fragmentadas de la figura de Cristo.
Durante el proceso se eliminaron los focos de corrosión y oxidación y a continuación se llevó a cabo
la retirada de la suciedad y los estratos filmógenos presentes. Posteriormente se eliminó la soldadura y
se adhirió la fractura mediante resina Paraloid B72.

¡Acércate a descubrirla!