EL LEGADO DE PUY DE CINCA I

La cruz que se usaba en las procesiones es una pieza imprescindible en los templos. Por su envergadura y labor era una pieza de alto precio.

Cruz Procesional de Puy de Cinca. Plata en su color, cincelada, fundida y grabada. Siglo XVII, taller de Barbastro. Museo Diocesano de Barbastro-Monzón

Cruz Procesional de Puy de Cinca. Plata en su color, cincelada, fundida y grabada. Siglo XVII, taller de Barbastro. Museo Diocesano de Barbastro-Monzón

Las que podemos ver en el Museo están elaboradas en plata en su color o sobredorada, son de los siglos XVI y XVII y están realizadas con varias técnicas: cincelado, fundición para las figuras de bulto y repujado. Presentan a Cristo Crucificado en el anverso y a la Virgen por el reverso.

La Cruz Procesional de Puy de Cinca, de plata en su color, fue realizada en el siglo XVII en un taller de Barbastro y es diferente a todas las demás expuestas, pues reproduce modelos de cruces realizadas con cristal de roca. Sus brazos se articulan en una sucesión de piezas prismáticas, tronco piramidales y cúbicas, enlazadas mediante elementos de exquisita factura.

Se trata de una joya que reproduce el mismo esquema que la de Montesa, aunque ésta última es más sencilla.

Acerca de Museo Diocesano Barbastro-Monzón

Museo Diocesano Barbastro-Monzón
Esta entrada fue publicada en Información y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s