22. SAN JUAN BAUTISTA. BISAURRI Óleo sobre tabla. Hacia 1550

AUDIO

AUDIO

Esta tabla formaba parte de un retablo de la Iglesia de San Salvador de Bisaurri.

San Juan Bautista Bisaurri  Museo Diocesano Barbastro-Monzón

San Juan Bautista Bisaurri Museo Diocesano Barbastro-Monzón

Como expresa la inscripción, representa a San Juan Bautista, el Precursor. SANT IVAN BAPITSTA. De él nos dicen los evangelistas que predicaba en el desierto de Judea, anunciado la llegada del Mesías, que vivía como un asceta y que iba vestido con una piel de camello.

Su iconografía no deja lugar a dudas.

La piel de camello, curtida por él mismo le deja los brazos y piernas desnudos. El manto rojo, del color de la sangre, alude a su martirio. Un libro con cierres metálicos le acredita como profeta

A sus pies aparece el Agnus Dei, o Cordero de Dios. Juan nos dice que “…viendo a Jesús que se le acercaba, exclamó: Éste es el cordero de Dios que quita el pecado del mundo…”.

Rememora el sacrificio del cordero pascual con cuya sangre señalaron los judíos los dinteles de las puertas, salvándose de la última plaga de Egipto. También representa al cordero del sacrificio en la inmolación de Isaac por su padre Abraham y simboliza a Cristo muerto y resucitado que cita Juan en el Apocalipsis.

Es el cordero que salva a los hombres con su sangre, triunfante y victorioso sobre la muerte, como lo expresa la cruz de cañas con el estandarte, que sujeta entre las patas.

Estilísticamente se adscribe a una corriente denominada manierismo.

Esta corriente nace dentro del renacimiento como respuesta a una época de crisis de valores y de graves conflictos políticos y sociales. Las conciencias no están tan sosegadas como para sentirse expresadas por la serenidad, el equilibrio, la proporción y la armonía del clasicismo renacentista y los artistas buscan formas nuevas, extrañas y complicadas. Es un arte estético, pura forma para el recreo visual.

Lo apreciamos en el movimiento giratorio del cuerpo de San Juan, en el contrabalanceo de la figura que da sensación de movimiento, la artificiosidad de la pose con un acentuado contraposto, que apea todo el peso del cuerpo en un solo pie y da sensación de inestabilidad.

El canon de la figura se alarga de manera irreal, la proporción del torso y el muslo está distorsionada y todo el conjunto causa extrañeza y confusión en el espectador.

La figura se caracteriza por su monumentalidad y por la potencia de la musculatura. El marco arquitectónico en el que se encuadra acentúa su carácter escultórico.

El autor de estas pinturas no es español, sino probablemente flamenco o alemán. Quizá se trate de un artista que aparece en la documentación como Pierrez Chirart, o Pedro Girart. Tuvo un hijo también pintor con quien trabajó en Aragón (en Barbastro, Roda de Isábena, Fraga, Bisaurri…) y también en Cataluña, en Lérida y en la Comarca de Tarragona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s