34. CRUCES PROCESIONALES

AUDIO

AUDIO

La cruz que se usaba en las procesiones es una pieza imprescindible en los templos. Por su envergadura y labor era una pieza de alto precio.

Las que vemos están elaboradas en plata en su color o sobredorada, son de los siglos XVI y XVII y están realizadas con varias técnicas: cincelado, fundición para las figuras de bulto y repujado. Presentan a Cristo Crucificado en el anverso y a la Virgen por el reverso.

Cruz de Trillo. Museo Diocesano de Barbastro-Monzón

Cruz de Trillo. Museo Diocesano de Barbastro-Monzón

La de Trillo es de tradición gótica, con remates de cardinas, terminaciones flordelisadas y medallones cuatrilobulados.

En el interior de estos cuatrilóbulos vemos una Virgen y un San Juan Evangelistas en los brazos cortos, constituyendo un Calvario; en la parte superior hay un pelícano, emblema del sacrificio de Cristo y de la Eucaristía. 

Esta asociación se basa en la creencia, siguiendo a Plinio en su “Historia Natural”, según la cual el pelícano en caso de necesidad, se hería el pecho para alimentar a sus polluelos con su propia sangre.

En la parte inferior vemos una figurilla saliendo de un sepulcro: hace referencia a Adán, quien según la tradición, había sido enterrado en el Gólgota. De este modo las primeras gotas de sangre de Cristo, caerían sobre la sepultura de Adán, simbolizando, mediante la redención del primer hombre y el primero en pecar, la salvación de toda la Humanidad.

En el cuadrón está cincelada la imagen de Cristo resucitado, sentado sobre su sepulcro, encarnando al nuevo Adán.

Del mismo estilo son la Guardia y la de Pallaruelo, que se decora con los símbolos de los evangelistas y destaca por su gran macolla calada, con un San Miguel abatiendo al demonio entre otros santos.

En la de Llert, también de tradición gótica, la figura de Cristo está coronada por un bello doselete calado. En el cuadrón están cinceladas las iniciales IHS con caracteres góticos.

Cruz de La Puebla de Castro. Museo Diocesano de Barbastro-Monzón

Cruz de La Puebla de Castro. Museo Diocesano de Barbastro-Monzón

Las de Buerba, la Puebla de Castro y Burgasé, son renacentistas y fueron realizadas en el siglo XVI.

En la de la Puebla de Castro destaca la macolla, que presenta dos cuerpos con estructura arquitectónica y hornacinas avenenadas que albergan figuras de santos.

A los pies de la cruz, observamos la calavera de Adán y dos tibias cruzadas.

Cruz de Buerba. Museo Diocesano de Barbastro-Monzón

Cruz de Buerba. Museo Diocesano de Barbastro-Monzón

La de Buerba reproduce un extraordinario repertorio de elementos decorativos tardo renacentistas: roleos, volutas, mascarones, florones, conchas, marcos mixtilíneos y querubines.

Cruz de Puy de Cinca. Museo Diocesano de Barbastro-Monzón

Cruz de Puy de Cinca. Museo Diocesano de Barbastro-Monzón

La de Puy de Cinca, de plata en su color, es del siglo XVII y es diferente a todas las demás, pues reproduce modelos de cruces realizadas con cristal de roca. Sus brazos se articulan en una sucesión de piezas prismáticas, troncopiramidales y cúbicas, enlazadas mediante elementos de exquisita factura.

La de Montesa, aunque más sencilla, reproduce el mismo esquema.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s