27. ARCA DE JUEVES SANTO. SIGLO XVII

AUDIO

AUDIO

El monumento de Semana Santa es el lugar que en las iglesias se destina para la reserva del Santísimo Sacramento, es decir, para guardar la forma consagrada en la Misa del Jueves Santo, en la que se conmemora la Última Cena, hasta la celebración de la Muerte del Señor en el Viernes Santo, momento en que dicha forma se administra.

En las iglesias-catedrales esta ceremonia alcanzaba una especial riqueza y boato, y al mismo tiempo que el monumento catedralicio iba adquiriendo entidad y riqueza, también lo hacía la importancia el arca para el Monumento.

De hecho, las catedrales rivalizaron en la magnificencia de sus monumentos y dedicaron dinero y esfuerzo a adquirir uno acorde con su categoría.

Esta pieza de plata, al igual que muchas de las que se encargaron en los siglos del barroco para las catedrales españolas, tenía entidad propia, tanto por su valor litúrgico como por su riqueza material y el cuidado en su elaboración. Junto a ella se disponían relicarios también de plata.

Su impresionante efecto se vería aumentado con la iluminación procedente de grandes blandones o candeleros, lámparas y bujías de plata, que destacaban visualmente el centro de interés litúrgico (el arca) y acompañaban la vigilia nocturna.

Arqueta de Jueves Santo. Vista trasera

Arqueta de Jueves Santo. Vista trasera

Fue realizada en el siglo XVII en un taller de Barbastro. La tapa que la cierra está decorada con un friso de ovas y dardos y otro de palmetas.

Los frentes de cada uno de sus seis lados presentan paneles en los que la decoración vegetal invaden toda la superficie. Allí, cuatro grandes roleos enmarcan un círculo que contiene atributos de la pasión del Señor. Sólo vemos los de los paneles frontales: el gallo, que con su canto recordó a Pedro su traición a Cristo, el aguamanil con el que Pilatos se lavó las manos y los dados con los que los soldados se sortearon la túnica de Cristo, la túnica y los látigos y finalmente, los clavos que rememoran la crucifixión.

La llave del arca, con las iniciales del Cabildo de Barbastro, se colgaba al final de una cinta que el Dean debía llevar al cuello toda la vigilia del Jueves Santo.

La cinta está primorosamente bordada con espigas y racimos de uvas, alusivos al pan y el vino de la Eucaristía.

Interior del Arca de Jueves Santo

Interior del Arca de Jueves Santo

El interior, forrado de terciopelo rojo, se decora con lentejuelas doradas formando estrellas.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s