ACTA EPIGRÁFICA DE LA DEDICACIÓN DE LA CATEDRAL DE BARBASTRO MDXXXIII

Pocos elementos deben quedar en el Templo Catedralicio de Barbastro que no hayan sido estudiados minuciosamente y sobre los que no hayan escrito, unas veces estudiosos, otras divulgadores y curiosos.
Las intervenciones de estos últimos años, de restauradores en los retablos y de técnicos electricistas en la iluminación artística del Templo, han propiciado la introducción en el recinto sagrado de andamios, escaleras y potentes focos de luz. El acercamiento y la iluminación de zonas que habitualmente están apartadas de la contemplación, por la lejanía y carencia de iluminación, nos han invitado a fijarnos en algunos elementos desconocidos o conocidos superficialmente.
Es el caso del letrero que rodea la caja interior del templo, por debajo de las ménsulas, en las que descargan los nervios que soportan el peso de las bóvedas, y por debajo de las seis ventanas ojivales que dan luz al salón iglesia. Es algo así como el Acta de Consagración del Templo, donde, por supuesto, como es de rigor en la tradición de la Iglesia, no falta la fecha histórica de celebración del acto, MDXXXIII, y algunos detalles doctrinales inspirados en los libros de la Biblia y en la Liturgia vigente que sancionará el Concilio de Trento (1563). Este letrero escrito en latín sobre un tablero de madera, se puede leer desde el suelo da la Catedral, con alguna dificultad ya que está situado a 18 metros de altura, gracias a que las letras son en medio relieve, doradas; estas miden 30 centímetros y están inscritas en un fondo decorado de color más oscuro que las resalta.

13022013-00153

El friso escrito a través de las naves de la Catedral

El interés por conocer este escrito epigráfico surge desde distintos ángulos. Su interés es principalmente histórico y artístico. También el conocimiento de la paleografía y del latín renacentista nos será útil para llegar al mensaje bíblico y catequético que es, en definitiva, el objetivo de las obras de arte religioso. No es algo extraño encontrar estos rótulos tendidos en las iglesias renacentistas alusivos a las características o significación del templo.
Este gran letrero es como una cinta pegada al muro. Las letras en relieve están realizadas con gran perfección de acuerdo con los cánones de la letra capital mayúscula utilizada en la epigrafía romana. Este tablero mide algo más de 70 metros de largo, todo lo que da la caja interior del templo, y 1,20 m. de anchura. La franja central por donde discurren las letras es de 36 cm. y está enmarcada arriba y abajo por sendos filetes de perfil semicircular de entre 6 y 9 cm. Quedan dos franjas exteriores planas con decoración de grutescos  bellamente pintadas. La decoración de estas tablas exteriores, típica del estilo del renacimiento, está formada por elementos de flora y fauna simétricamente colocados y produce la impresión de perfecto equilibrio.

Detalle de las letras

Detalle de las letras

Nos encontramos con una verdadera catequesis sobre el sentido y significado del templo cristiano. Para ello se ha formado una breve antología de textos de varias procedencias relacionados con el tema, el templo lugar de oración y casa de Dios. Las frases inscritas proceden de distintos lugares de la Biblia y de la tradición litúrgica de la Iglesia. Algunas citas han sido tomadas literalmente, otras coinciden en el sentido. El título TOTA PVLCRA, bella, procede del Cantar de los Cantares 4,6, y se puede aplicar a la Virgen María, titular de esta Catedral o al mismo templo. No sería caso único pues es bien conocida la frase que define a la Catedral de León como la Pulcra Leonina. El Salmo 92,5 proclama la santidad de la casa de Dios y San Mateo en 7,24 y 25 recuerda los fundamentos y la solidez que hacen fuerte el edificio. La oración litúrgica de la Misa invita a tener confianza en la oración.
La lectura de este friso comienza y concluye, después de recorrer setenta metros por los ábsides y naves laterales, con el AMEN en la capilla de san Ramón, en el lado izquierdo, si nos dirigimos hacia la sacristía mayor.

Detalle del friso en su encuentro con las ménsulas

Detalle del friso en su encuentro con las ménsulas

Un fragmento del texto está oculto detrás del retablo mayor, que es posterior al letrero. Intentamos reconstruirlo con la ayuda del contexto. La última letra visible por el lado izquierdo es una T. Del contexto deducimos que es la inicial del pronombre latino TE y por tanto la frase latina, tomada literalmente del libro del Cantar, quedaría así: …ET MACVLA NON EST IN TE. A nuestra derecha, siguiendo la dirección de la lectura, encontramos… CATA, aquí entendemos que debe tratarse de una terminación latina, puede ser la palabra (AEDIFI) CATA (edificada) referida a la casa, lo cual encaja perfectamente en el contexto siguiente y está de acuerdo con el Evangelio de San Mateo 7,24 y 25.
La frase tomada del Salmo 92,5, según la Vulgata, queda sin terminar, justamente en la mitad de la palabra LONGIT(VDINEM). Es una cita incompleta dentro de un espacio limitado. A continuación, sobre la capilla de la Dormición, bien centrada y enmarcada por el arco, encontramos la fecha de la dedicación, MDXXXIII.
Esta fecha va precedida de OR. Debe tratarse de una abreviatura alusiva al origen, aquí a la fecha que figura a continuación MDXXXIII.

 

D. Joaquín Ferrer Dueso
Canónigo Lectoral de la Catedral de Barbastro

Fotos: J. Marqueta

Publicado en Información | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Exposición de pintura: “VIR, HEROICUS, SUBLIMIS”. De Francisco Alastruey, en el Museo Diocesano.

El próximo sábado 30 de enero, a las 19.30 horas, se inaugurará la exposición de pintura: “VIR, HEROICUS, SUBLIMIS” de Francisco Alastruey, en la sala de exposiciones del Museo Diocesano de Barbastro-Monzón.

foto guitarra

Francisco  Alastruey escruta y desmonta el espacio para reconstruirlo, plano a plano, en una obra sincera, desnuda de afectación y legible por su extrema sencillez. Mucho más allá de juzgar su obra como una pintura de técnica mixta, Alastruey, heredero actualizado de los maestros del románico y el gótico aragoneses, conjuga la austeridad de la materia con el candor espiritual recreando escenarios oníricos que desbordan la objetividad. La obra de Alastruey compacta y unifica hierro, arpillera, leños, cordajes…, al servicio de una intención pictórica empeñada en trascender el sentimiento.

Sobre sus férreos soportes, la luz se quiebra en las resinas y el poliéster insinuando arabescos y bajorrelieves que juegan a evocar la parte de la historia que le interesa, esa historia de leyenda, religiosidad y naturaleza que aprendió en su niñez junto a los muros de Sijena y que, ahora, reconvierte en una realidad sublimada por la evocación.

Sorprende Alastruey. Por encima de todo, sorprende. Pliegues, recortes, texturas, surcos y salientes conviven en una mágica armonía donde el color golpea vibrante y primitivista supeditado a la sensación de volumen; donde los tonos, más que explicar y reproducir, hablan de emociones y deseos; donde la pintura es caricia que atenúa o revés vital y, en cualquier caso, velo de misterio y sorpresa.

Su serie “VIR, HEROICUS, SUBLIMIS” transmite la fuerza de quien se siente privilegiado de cuna. Es fácil sentir identidad ante este conjunto que expresa la complicidad de la alegría por un patrimonio irrepetible y por un modo de vivir, cuajado de valores humanos, que se manifiesta en la naturalidad, la robustez y la avenencia de sus formas.

DSC_1896-

La exposición podrá visitarse hasta el 14 de marzo en horario habitual del Museo.

¡Os esperamos!

Publicado en exposición, Información, Museo, Museo Diocesano Barbastro-Monzón | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

EL MAESTRO DE TRONCEDO, UN ARTISTA PECULIAR.

El Museo Diocesano Barbastro-Monzón custodia tres interesantísimas piezas procedentes de la iglesia de san Victorián de Troncedo, se trata de las imágenes de san Miguel, la Virgen con el Niño y santa Bárbara, fechadas hacia 1445-1460 y atribuidas al mismo maestro, tanto por la ejecución de la talla, los rasgos faciales similares o el tratamiento de las vestimentas común, con un estilo, heredero del gótico internacional, según R. Steve Janke.

Las tres piezas fueron depositadas en la colección del Museo Diocesano en marzo de 1977, momento en el que fueron llevadas al Instituto de Arte Religioso de Madrid para su restauración y a su vuelta pasaron a formar parte de la colección permanente del Museo.

Nos centramos en el análisis de la talla de san Miguel atendiendo a su iconografía y por ser el ejemplo que de manera más significativa conserva la técnica del brocado aplicado que hace singulares a este conjunto de piezas.

 

San Miguel va ataviado con armadura de un elegante brillo metálico –quizás se trate de polvo de estaño soplado sobre el aglutinante para obtener el aspecto metálico- compuesta por un peto de cuya parte inferior cuelga el faldar, ambas piezas separadas por un ajustado cinturón rojo con aplicaciones metálicas, y terminado en una especie de escamas sobre el que se aprecia la simplificada cota de malla con terminaciones en forma de dientes de sierra; los brazos quedan protegidos por el guardabrazo y el avambrazo, mientras que en las extremidades inferiores, para proteger el muslo, vemos el quijote y la greba; las articulaciones se cubren con codales y rodilleras. El santo se cubre finalmente con una amplia capa en tono rojo en la parte exterior y verde en la interior, sujeta por un broche lobulado. La decoración de la capa es interesantísima, con un brocado yuxtapuesto en todo el perímetro de la misma y brocados simples en la parte posterior de dicha capa, cuya técnica analizaremos más adelante.

Su dorada y rizada melena queda sujeta por una diadema. En la mano izquierda porta una cruz –que posiblemente no es original- mientras que el brazo derecho ha desaparecido; como han desaparecido también sus alas, quedando únicamente el hueco practicado en la parte posterior de la talla para alojarlas.

El demonio se presenta bajo la curiosa forma de un dragón con alas pegadas al cuerpo y extensa cola; la cabeza, con las fauces abiertas, dirige la mirada hacia en santo, quien posiblemente estaba clavándole una lanza que no se conserva.

Pieza 51_02

Detalle de san Miguel de Troncedo

San Miguel es uno de los santo más venerados en la Edad Media, también en Aragón. Es el “Ángel Jefe”, el que lidera, el que dirige. Como jefe de la milicia celestial desde el siglo XIV suele presentarse ataviado con armadura militar -hasta el siglo XIII lo normal es encontrar al santo vestido con túnica-. Su papel es fundamental en la gran batalla del cielo. Luzbel era uno de los ángeles más bellos de la Corte Celestial y ofuscado por el orgullo se rebeló contra Dios diciendo “No serviré” “Subiré hasta el Cielo y levantaré mi trono encima de las estrellas, encima de Dios… subiré a la cumbre de las nubes, seré igual a Dios”. Muchos ángeles le siguieron pero en ese momento otro arcángel, todavía más hermoso que Lucifer, se postró ante el trono de Dios en un acto de adoración profunda y lealtad dijo “¿Quién como Dios?”, que es lo que significa Miguel.

En el Apocalipsis 12, 7-10 se narra: “En ese momento se desató una gran batalla en el Cielo: Miguel y sus Ángeles combatieron contra el Monstruo. El Monstruo se defendía apoyado por sus ángeles, pero no pudieron resistir, y ya no hubo lugar para ellos en el Cielo. Echaron, pues, al enorme Monstruo, a la Serpiente antigua, al Diablo, a Satanás, como lo llaman, al seductor del mundo entero, lo echaron a la tierra y a todos sus ángeles con él”. Esta talla no representa el fragor de la batalla sino al arcángel sobre la bestia en actitud de victoria, de triunfo del bien sobre el mal. Precisamente esta faceta del santo como defensor del bien frente al mal propiciará su gran devoción durante la Edad Media y la demanda de imágenes para el culto.

San Miguel de Troncedo

San Miguel de Troncedo

Fue durante el último proceso de restauración de la talla de san Miguel, en el año 2009, cuando se tomó una muestra de la decoración dorada en relieve que bordea la capa que lleva el arcángel. La muestra indicó que se trataba de un brocado aplicado con dorado, siendo hasta el momento el ejemplo de esta técnica más antiguo conservado en Aragón.

El empleo del estaño en relieve es una técnica que nació en el continente Europeo a mediados del siglo XII; una variedad de esta técnica es el brocado aplicado, que surge en el siglo XV, cuando se difunde los tejidos de brocado (el brocado es un textil de seda tejido con hilos de oro o plata o ambos) y consiste en imitar estos tejidos mediante la aplicación de una lámina de estaño en relieve sobre diferentes soportes. Esta talla de san Miguel presenta dos de las tres tipologías de brocado aplicado encontradas hasta el momento en Aragón:
– El brocado yuxtapuesto en bandas, con motivo geométrico, localizado en el                       borde de la capa.
– El brocado aislado, que suele usarse para decorar ropajes distribuidos por la                       superficie a decorar imitando un lujoso textil, entre cuyos motivos no se distingue                 bien si se trata solamente de motivos geométricos y vegetales o incorpora también                 motivos animales.

Los diseños y fuentes de este brocado son totalmente distintos a la mayoría de los documentados en Aragón, lo que hace pensar que podrían deberse a un artista itinerante o ser piezas importadas. Los rasgos faciales de la talla, el tono de sus ojos apoyan esta teoría.

El relleno del brocado es de cera de abeja, con un grosor elevado y color marrón sobre el que queda un resto de lámina de estaño de molde casi totalmente corroído a casiterita (oxido de estaño) de color gris pardo. Sobre este resto se encuentra el dorado que casi con seguridad no es original puesto que a veces está sobre la cera en zonas donde el estaño desaparece. Pese a que quizás no es original si es muy antiguo, ya que se realiza al modo tradicional de dorar sobre estaño, es decir, aplicando un barniz mordiente, sobre este un mixtión rojo de albayalde y bermellón que finalmente recibe el dorado (99% oro y 1% plata).

Se trata de un conjunto de piezas de excepcional valor e interés.

Publicado en Información | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Presentación del libro “Aragón, alma de los almogávares” de Beatriz García.

El 13 de enero, a las 19,30 horas tendrá lugar la presentación del libro Aragón, alma de los almogávares.”, de Beatriz García Aloras.

Esta novela  histórica-ficción, se ubica en la Edad Media, en el siglo XIII; donde la conciencia de un almogávar tiene un protagonismo muy importante. Es un libro de Aragón, emotivo y de sentimientos, donde se intenta defender la historia de Aragón así como el valor de la gente y de la tierra aragonesa.

Beatriz García Aloras (Sabadell, 1967) tras “Un sinfín de sensaciones” y “Reflexiones de una araña”, presentamos “Aragón, alma de los almogávares” su tercera novela publicada. Gracias a sus descripciones minuciosas, la autora ha conseguido que sus lectores se sientan atrapados en sensaciones fascinantes, permitiéndoles sentirse como uno más de los protagonistas de la novela.

¡Os esperamos!

Aragón alma de  los almogávares

Publicado en Información | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Cerramos el V Ciclo del Románico con la conferencia “Las Reinas de Aragón y sus iniciativas piadosas como motor de renovación estética y espiritual” por Verónica Abenza

invitación V ciclo Arte Románico 15ENE16

El 15 de enero cerramos el V Ciclo del Románico a las 19.30 horas en el Museo Diocesano.

Esta última conferencia tiene por título Las Reinas de Aragón y sus iniciativas piadosas como motor de renovación estética y espiritual; en ella se analizará el papel que realmente jugaron las  reinas de Aragón en la renovación del mundo artístico y espiritual, apartándonos de la idea de las reinas como simples consortes o encargantes por devoción.

VERÓNICA ABENZA

Es licenciada en Historia del Arte por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB, 2007-2011). Ha trabajado como técnica de patrimonio integrando el equipo de redacción de “La Enciclopedia del Románico en España”, en particular, colaboró en el Volumen de Huesca con más de 70 voces.

Actualmente, completa su doctorado bajo la dirección del Prof. Dr. Manuel Castiñeiras (UAB). Su Tesis Doctoral estudia la Promoción Artística Femenina en Aragón y Cataluña (Siglos XI-XII).

¡Os esperamos!

Publicado en Información | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

El Museo os desea Feliz Navidad

Desde el Museo Diocesano Barbastro-Monzón queremos desearos una Feliz Navidad y Año Nuevo.navidad

Además, os invitamos a que estos días nos visitéis para conocer las nuevas piezas que desde el pasado 15 de diciembre, cuando celebramos nuestro 5º aniversario, forman parte de la colección permanente.

Se trata de dos crismones: uno de Muro de Bellos, restaurado en el Museo Diocesano y otro de los denominados ribagorzanos. Además se puede contemplar la renovada sección de textiles -entre los que hay capas, casullas y una dalmática- que incluye interesantes ejemplos de siglo XVI confeccionados con terciopelo y bordados con hilos de seda y oro, una casulla del siglo XVII, pieza rara e interesante pintada sobre tafetán y de procedencia china, dos casullas del siglo XVIII confeccionadas en seda e hilos metálicos y parte del conjunto litúrgico blanco procedente de la Catedral de Barbastro. También, en la tercera planta del Museo, pueden contemplarse dos pinturas sobre cobre del Monasterio de Madres Capuchinas de Barbastro que se suman a las cuatro que ya tenía en su colección el Museo Diocesano ofreciendo un conjunto enriquecido y muy interesante.

¡Os esperamos!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Publicado en Información | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Presentación del libro “Valle de Chistau, un pedazo del Pirineo” de Alfonso Ferrer

El 17 de diciembre, a las 19 horas tendrá lugar la presentación del libro “Valle de Chistau, un pedazo del Pirineo. Vallée de Chistau, joyau des Pyrénees.”, de Alfonso Ferrer.

Este libro obtuvo el premio Félix de Azara 2014 en la categoría de Ayuda a la Edición que otorga la Diputación Provincial de Huesca. Está escrito en castellano y traducido al francés.
Recoge imágenes del valle relacionadas con la naturaleza y el medio rural, con imágenes de fauna, flora, paisajes y hombre en relación con la naturaleza. Una obra que a lo largo de cuatro capítulos que corresponden a las cuatro estaciones del año repasa los cambios que el valle experimenta. Cada capítulo se acompaña de un cuento que relata esos cambios a través de los ojos de un niño y que sirve de nexo con las imágenes que se muestran.

Alfonso Ferrer (Zaragoza, 1975) es veterinario y fotógrafo, y sus orígenes paternos se sitúan en Serveto, un pequeño pueblo del valle de Chistau, en torno al cual giran las historias aquí contadas. Un proyecto que ha durado siete años y que, por fin, ve la luz. Premiado en más de setenta concursos de fotografía de carácter nacional e internacional, sus imágenes han sido publicadas en periódicos, revistas y libros. Valle de Chistau, un pedazo del Pirineo es su primer libro de autor.

¡Os esperamos!

Sin título-1

Publicado en Información | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario